La segunda guerra mundial en Vilna

0
455

La capital de Lituania es una ciudad que en cada rincón recopila la historia de la segunda guerra mundial y sus múltiples batallas. Sin embargo, Vilna se ha transformado en una ciudad moderna con áreas comerciales y financieras.

Después de la primera guerra mundial, Polonia y Lituania reclamaban el territorio de Vilna como suyo. Pero en 1920 ya pertenecía al noroeste polaco. Sin embargo, para 1939 las fuerzas soviéticas llegaron a Vilna y la incorporaron a Lituania. Para ese entonces, la población judía en la ciudad era de 55,000 habitantes.

El 24 de junio de 1941 el ejército alemán ocupó Vilna y al siguiente mes se publicaron una serie de decretos que llevaron a la muerte a más de cinco mil judíos en el bosque de Paneriai, donde ahora hay un memorial para las víctimas y un museo. A finales de 1941 los Einsatzgruppen –conjunto de escuadrones de ejecución– habían asesinado a más de cuarenta mil judíos. Los niños, ancianos y enfermos fueron enviados al campo de exterminio en Sobibor, los hombres a los campos de trabajo de Estonia y las mujeres a Letonia.

Asimismo, en 1943 la administración alemana intentó destruir la evidencia de la matanza en Paneriai, por lo que obligaron a los trabajadores judíos a abrir las fosas comunes y quemar los cadáveres. No obstante, la masacre continuó. Se estima que el número de víctimas en Vilna fue de aproximadamente setenta mil judíos. En 1944 las fuerzas soviéticas liberaron a la ciudad.

Vilna cuenta con sitios históricos valiosos, la mayoría se concentran en el centro de la ciudad, lo que lo llevó a ser Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. De igual forma, la capital alberga un complejo de castillos medievales y alrededor de 65 iglesias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí