Algunos mitos sobre Bitcoin

0
511
Algunos mitos sobre Bitcoin

Bitcoin ha expandido su popularidad y ello ha generado muchos mitos sobre sí, que buscan disuadir a nuevos o atraerlos por razones erróneas. A continuación mencionaremos los más extendidos:

No debería valer ya que no está respaldado y es imaginario

No es respaldado por un banco o gobierno, pero aunque es descentralizado, o sea, no controlado por algún gobierno o entidad central, se trata de un software y está respaldado por la criptografía, que asegura sus transacciones sean válidas. Mientras más personas están interesadas en comprar y más escaso sea, mayor será su valor; Bitcoin tiene un número determinado de unidades a ser emitidas, 21 millones.

Es una estafa y una burbuja

No pues no hay nadie del otro lado esperando robar tu dinero. Es una creación registrada bajo licencia abierta, cualquiera puede usarlo y venderlo sin pagar nada al creador, que ni se sabe quién es. Comprar BTC es como comprar dólares o euros con el dinero de tu país, tú eliges por qué intercambiarlo.

Bitcoin ha sufrido la especulación de los usuarios, y ha sufrido de burbujas en su precio, que naturalmente ha superado; su precio se estabiliza después, atendiendo al ciclo de sobreexpectación de Gartner.

Es anónimo

Para abrir una cartera de Bitcoins no debes dar tus datos, pero no significa que Bitcoin es anónimo, pues funciona sobre una cadena de bloques pública: cualquiera con Internet puede ver con facilidad las transacciones realizadas con fecha, cantidades y direcciones involucradas, que son las carteras, cuyos datos son públicos, a excepción de su llave privada.

Es ilegal

Los usos delictivos de Bitcoin son insignificantes a comparación a sus usos cotidianos. Un estudio de Fundación de Defensa de las Democracias dice que sólo el 1% de las transacciones de Bitcoin en casas de cambio resultan ilegales. Los criminales siguen prefiriendo manejar efectivo, pues no se puede rastrear, y BTC sí.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí