El demonio de Tasmania y el desarrollo de medicamentos que ayuden a la regresión del cáncer

0
781

El demonio de Tasmania es el marsupial carnívoro más grande del mundo y es endémico de Australia. Lamentablemente, su población está al borde de la extinción por la rápida propagación de una enfermedad tumoral facial contagiosa. Dicha situación fue observada por primera vez en 1996.

El número de demonios de Tasmania ha decrecido 80%, por lo que varios científicos han buscado avances en la erradicación del cáncer para salvar a su especie. Tal es el caso de Andrew Storfer –genetista evolutivo y profesor de biología de la Universidad del Estado de Washington–, quien lleva años estudiando a los marsupiales.

Algunas de las investigaciones destacaron que los demonios de Tasmania desarrollaban una resistencia al cáncer. Al capturar marsupiales con tumores faciales se identificó que no morían por la enfermedad y en algunos casos los tumores desaparecían por sí solos.

En la última investigación se quiso comprobar la variación genómica que pudo causar la mejoría espontánea de los ejemplares. Los resultados revelaron que los animales con disminución de tumores tienen múltiples genes que están relacionados con la respuesta inmunológica y el riesgo de cáncer en humanos y mamíferos.

Asimismo, el investigador Mark Margres aseguró que dichos genes tienen un papel en la regresión tumoral en los demonios de Tasmania y que “también son compartidos por los humanos”.

La investigación aún está en sus primeras fases, eventualmente se podría contribuir al desarrollo de medicamentos que ayuden a la regresión del cáncer en humanos y mamíferos. De igual forma, se ahondará en el análisis del tumor con el fin de buscar posibles mutaciones o mecanismos específicos que lleven a la desaparición de los tumores.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí